Schola Veritatis
Veritas - Pax - Bonitas

Agradecimientos

No podemos omitir una palabra de agradecimiento a todos aquellos que, de diversas maneras, han hecho posible la vida de Schola Veritatis a lo largo de estos años.

Monseñor Demetrio Fernández

En orden histórico, agradecemos primero a Monseñor Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba, España, quien, con su actitud benevolente y desinteresada en favor de la Iglesia universal, nos acogió como un padre, primero en la diócesis de Tarazona y posteriormente en la de Córdoba, dándonos la aprobación canónica.

Lo mismo decimos del P. José María Iraburu, que ha sido nuestro verdadero padre y maestro, ayudándonos además en las vicisitudes y delicados discernimientos de la vida diaria de nuestra fundación.

Otro tanto hay que decir del P. Abad Dom Antoine Forgeot y de la comunidad benedictina de Notre-Dame de Fontgombault. Schola Veritatis, con el favor de Dios, permanecerá unida para siempre a esta comunidad.

Monseñor Luigi Infanti

Manifestamos también nuestra más sincera gratitud a nuestro Obispo Monseñor Luis Infanti de la Mora, quien nos ha acogido paternalmente en el Vicariato Apostólico de Aysén para nuestra implantación definitiva.

Finalmente, agradecemos también a nuestros queridos benefactores, sin los cuales tampoco la vida de Schola Veritatis habría sido ni sería hoy posible. A todos Uds. los llevamos cada día en nuestras oraciones, con la confianza de que Dios Omnipotente sabrá retribuir generosamente el don de su caridad.

Confiamos el futuro de Schola Veritatis a nuestra Reina, la Santa Madre de Dios, que engendra espiritualmente a Cristo, la Verdad, en nuestras almas, en el camino de retorno al Padre, «ut sit Deus omnia in omnibus» («Para que Dios sea todo en todas las cosas» 1 Cor 15,28).